El asunto del que no se habla: La inseguridad

¿Qué más tiene qué pasar en el territorio de Santa Elena para que las autoridades refuercen las actividades de control y seguimiento a fenómenos de inseguridad en nuestra zona? Lo más reciente, el viernes 26 de noviembre, a medianoche, fue el secuestro de un líder del corregimiento que, gracias a Dios no pasó a mayores y fue rescatado por la Policía, gracias, también, a la valiosísima labor de nuestro subcomisario, Ruber Molina, siempre atento, conectado 24/7 y protegiendo el territorio. Pero la amplia gama de hechos que vienen ocurriendo en Santa Elena van desde robos menores y grandes, hasta paseos millonarios, secuestros express, apertura de carros en la zona central, retenes a vehículos para atracarlos, desocupada de casas y empresas, atracos en busetas, intento de ingreso a la fuerza a varias fincas, atraco en la estación de combustible, robo de cable telefónico, extorsiones, microtráfico e intento de cobrar vacunas, aduciendo aquello de “les estamos cuidando el sector” y que no se nos queden por fuera las violaciones sexuales, ataques a mujeres que viven solas y todo tipo de inseguridad contra las mujeres. Sin embargo, recientemente, el asunto está pasando a niveles delicados (por no decir graves), con hechos que afectan la tranquilidad, la convivencia y la imagen de nuestro pedacito de cielo.
Y este no es un editorial para cuestionar la labor de la Policía local ni de la corregiduría. Ambas entidades hacen lo mejor que pueden con los recursos que tienen y a pesar del inmenso territorio que es Santa Elena y para el cual, con los policías que hay, no se alcanza a cubrir todo lo que pasa.
Este es un llamado de atención a la Secretaría de Seguridad y Convivencia de Medellín, a la Alcaldía de Medellín, al Comando de Policía Metropolitana de Medellín y a la Cuarta Brigada del Ejército, en la capital antioqueña.
Todo lo contrario, este texto es un llamado de atención a quien sea que corresponda reforzar la atención a un territorio que ha sido naturalmente tranquilo pero que hoy tiene todas las amenazas encima, por la cercanía con sectores donde la seguridad no es la mejor y también por la llegada masiva de nuevos residentes o también habitantes antiguos que, no tienen sentido de pertenencia, o que traen malas mañas de otros lugares de los que proceden. Santa Elena en su historia ha sido tranquila y ha estado más o menos regulada y lejana de delitos y hechos de inseguridad que sí afectan al resto de la ciudad, pero en este momento es lamentable que no pase una semana sin que ocurra algún hecho de inseguridad qué lamentar.
Y este es un tema que se menciona en chats, en conversaciones de pasillo, pero parece que no pasara de ahí porque no se habla en voz alta. Y es hora de volver a insistir.
Este medio de comunicación podría calcar de publicaciones anteriores, en diversos años desde el 2008 con al actual directora, todos los editoriales que se han escrito sobre la inseguridad en Santa Elena. Seguro si tomamos cualquier editorial, al azar, de años anteriores, habla exactamente de lo mismo que mencionamos hoy. No es uno, son por lo menos 10, además de una carta gestionada por este medio de comunicación, con más de 900 firmas de habitantes del territorio, que se entregó de manera diligente a Alcaldía de Medellín en 2016 y con la que nada pasó.
La alerta es para el Gobierno y todas las entidades mencionadas arriba, pero también para los habitantes del territorio, a estar atentos, a cuidarnos entre nosotros, muy especialmente a denunciar y a estar pendientes de movimientos raros, a no permanecer callados ni apáticos, a ser solidarios si algo raro o anormal que afecte la integridad está ocurriéndole a alguien más, hoy por ti mañana por mi, se dice. Y de paso también, advertir a quienes llegan a Santa Elena (a vivir o a pasar) pensando que van a convertir al corregimiento en un sitio invivible, decirles que no, que no nos vamos a dejar, no vamos bajar la guardia, que también los estamos vigilando y que estaremos muy atentos si hacen cosas inadecuadas que afecten la seguridad. Que si la intención es convivir en tranquilidad, mejorar sus condiciones de vida y trabajar legalmente, todo bien, pero que si por el contrario, creen que se van a poner el territorio de ruana, dañando la convivencia y la seguridad con sus acciones, que vayan dándose cuenta que este es un territorio donde la gente tiene sentido de pertenencia y no lo va a permitir, de la mano de las autoridades.
Y a las entidades correspondientes, de nuevo y pronto, preguntarles ¿Qué están esperando para incrementar el pie de fuerza en Santa Elena, asunto que se ha pedido desde hace tantos años?; ¿Para cuándo definir apoyo del ejército, siempre tan efectivo? y ¿Por qué les cuesta tanto estar más atentos a todo lo que pasa en el territorio?
Este asunto no da espera.

8 comentarios en «El asunto del que no se habla: La inseguridad»

  • el 28 noviembre, 2021 a las 3:01 pm
    Enlace permanente

    Qué berraquera de editorial, necesitamos de estas voces, llegar a los entes a los cuales compete atendernos y como ciudadanos empoderarnos del territorio.

    Respuesta
    • el 28 noviembre, 2021 a las 9:06 pm
      Enlace permanente

      Gracias Jorge por escribir. Creo que es tarea de todos apersonarnos del tema y sacar a relucir, ahora sí, el sentido de pertenencia.

      Respuesta
  • el 28 noviembre, 2021 a las 3:49 pm
    Enlace permanente

    Ana. Mil gracias por toda tu gestión y entrega por el territorio. Y si desafortunadamente cada semana una nueva o varias situaciones que ponen en riesgo la seguridad de los habitantes del corregimiento y a Medellín parece que solo le interesa el territorio en agosto por el dinero que produce la feria de las flores. Que tristeza el gobierno que elegimos

    Respuesta
    • el 28 noviembre, 2021 a las 4:08 pm
      Enlace permanente

      Excelente artículo.

      La seguridad es tarea de cada uno de nosotros con la unión de los vecinos y apoyo de la policia.
      Todos podemos hacer algo para mejorar nuestra seguridad, la de nuestra casa, la de nuestro entorno y por ende la del territorio.
      Hagamos cada uno la tarea y esperemos que los otros también la hagan.
      Especial reconocimiento y agradecimiento al Comisario Ruber Molina: comprometido, atento, oportuno, eficaz y servicial. Un ser humano excelente con gran vocación de servicio. Gracias.

      Respuesta
      • el 28 noviembre, 2021 a las 9:10 pm
        Enlace permanente

        Gracias Luis Carlos por escribirnos. Realmente, no sé que sería del territorio en este momento sin el compromiso de Molina, ha sido fundamental su labor comprometida e incondicional 24/7.

        Respuesta
    • el 28 noviembre, 2021 a las 9:07 pm
      Enlace permanente

      Gracias por escribirnos y gracias por sus palabras, Ricardo. El panorama es preocupante, por eso quisimos escribir este editorial, hace rato no hablábamos de seguridad pero parece que la situación no ha cambiado para mejorar y en lugar de eso, está empeorando.

      Respuesta
  • el 29 noviembre, 2021 a las 9:54 am
    Enlace permanente

    A la directora de este medio de comunicación infinitas gracias por alzar la voz de todos los selénitas.

    Este es un trabajo de todos, de unirnos y dejar claro el mensaje que Ana nos expresa: “a quienes llegan a Santa Elena (a vivir o a pasar) pensando que van a convertir al corregimiento en un sitio invivible, decirles que no, que no nos vamos a dejar, no vamos bajar la guardia, que también los estamos vigilando y que estaremos muy atentos si hacen cosas inadecuadas que afecten la seguridad.”

    Respuesta
    • el 29 noviembre, 2021 a las 5:06 pm
      Enlace permanente

      Gracias Juan Sebastián por tus palabras. Creo que hace rato vienen pasando cosas más malucas de lo normal y es mi deber como periodista, hacerlas visibles.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.