El Metrocable, 10 años de impactos y muchos retos en Santa Elena

@parquearví @metrodemedellin @alcaldiademedellin @alcaldiadeguarne

Por VIVIENDO SANTA ELENA*
El 9 febrero de 2009, un poco sin avisar, iniciaba servicio el Metrocable Arví, el primero en su tipo en Colombia, de carácter 100% turístico, para acercar a los visitantes la que era una zona de reserva todavía un poco lejana. Era el primer cable desarrollado por la Empresa Metro de Medellín con esas características, sólo turístico. Llegaba al territorio de Santa Elena sin mucho aviso, pues aunque la construcción fue visible, algo traumática por la destrucción de algunos bosques antiguos del escarpe de la montaña, no le dieron tiempo al territorio para prepararse realmente para lo que luego se propició a partir de la llegada masiva de personas que ingresaron a través del cable.

Este era el panorama previo, en 2008, del sector de El Tambo, en la Vereda Piedras Blancas. Nótese que no había un andén, la vía no estaba señalizada y para la época era la comunicación entre el sector de El Tambo y la laguna en la parte más alta. Foto de 2008.
El Tambo, 2008.
El Tambo, 2008.
Este video, en pésimas condiciones técnicas (nos excusamos por eso) es más bien un documento histórico, en el que el entonces alcalde de Medellín, Alonso Salazar, presentaba en la zona Nororiental, lo que sería el Cable Arví, en Santa Elena. Afirmaba que no iba a generar impactos negativos, sino que serviría para beneficiar a la población y mencionaba varios retos, desafíos que aún hoy, 10 años después de inaugurado el cable, son todavía un gran reto para las autoridades. El video fue grabado el 22 de octubre del 2008.
Imagen aérea de la estación del Cable Arví, recién inaugurada, en 2010. Muchas de las obras complementarias de urbanismo apenas se estaban construyendo. Foto cortesía Fundación HTM, 2010.
La foto aérea es la construcción del parqueadero de Los Grajales, en la Vereda Mazo, donde para poder darle paso al nuevo espacio se taló un bosque de robles de más de 50 años. Hoy se le buscan mejores usos a ese lugar, pues fue pensado como estacionamiento para los vehículos y buses que llegarían al territorio. Ahí los visitantes debían ingresar por una portería a la zona denominada Parque Arví. Esto nunca fue posible por la oposición de la comunidad, que siempre ha insistido en que las veredas fueron primero y no era respetuoso convertir un espacio abierto en un lugar cerrado, con ingreso, porterías y vulnerando sus derechos a la movilidad, la circulación y la habitabilidad de su territorio. Foto Cortesía HTM, tomada en 2010.
La Corporación Parque Arví realizó para esas fechas muchas capacitaciones, con el fin de preparar el territorio para el cambio en las dinámicas económicas y un paso hacia el ecoturismo. La foto fue tomada en un taller en la Vereda El Plan, en 2008.
Actividades de sensibilización de la Corporación Parque Arví. Vereda El Placer, 2008.

Otras dinámicas

Dos años antes, la Corporación Parque Arví había entrado a Santa Elena para dinamizar actividades de ecoturismo en el territorio, las cuales luego debían integrarse con el Cable Arví una vez fuera inaugurado. Sin embargo, cuando se dio al servicio el sistema, no había obras complementarias de urbanismo, en Santa Elena no había infraestructura para la llegada masiva de turistas, faltaban la mayoría de las adecuaciones del espacio público, no había servicios sanitarios suficientes, a duras penas el transporte que llegaba hasta ahí y los propietarios de viviendas y fincas en esta Vereda Piedras Blancas, que entre otras jamás ha cambiado su nombre y cuyos líderes insisten en llamarse así y no diluirse en la denominación de Arví, vieron cómo la oleada de visitantes invadía sus predios, robaba y dañaba sus jardines, hacía sus necesidades en sus propiedades, a pesar incluso de estar cercadas y dejaba enormes cantidades de basura que no había cómo disponer de manera adecuada. Fueron tiempos de mucho malestar, inconformidad, rabia y desesperanza, pues esos habitantes vieron vulnerados sus derechos a la privacidad y a la tranquilidad sin que nadie pudiera remediar la incomodidad.

Hoy el territorio acepta y desarrolla el turismo como una de sus principales fuentes económicas, lo cual ha beneficiado a la población.
El Metrocable Arví o Línea L ha permitido que millones de turistas conozcan este mágico lugar y eso también ha generado importantes ingresos a la región y su gente.
La Corporación Parque Arví también ha consolidado sus acciones y articulación con el territorio, el cable fue la excusa y todo lo demás se ha ido dando entre concertación, dificultades y desencuentros que se han resuelto con el diálogo y el empoderamiento de las mismas organizaciones que tienen que ver con el tema. Hay muchos retos aún pero de 2010 a esta fecha, se trata de una relación que beneficia al territorio.
Hay actividades de guianza y conservación también, lideradas por la Corporación Parque Arví.
Hoy el Mercado Arví tiene una gran dinámica y genera ingresos para alrededor de 120 familias.

Ahora, retos
Con el tiempo, el desorden se fue organizando, se mejoraron los espacios públicos y las obras de urbanismo, se consolidó la actividad turística y se dinamizaron las actividades económicas de la región norte del corregimiento comprendida por las veredas Mazo, Piedra Gorda, Barro Blanco y Piedras Blancas.
Posteriormente y con el acompañamiento de la Corporación Parque Arví, se fueron consolidando opciones económicas para la población, a partir del ecoturismo y nacieron organizaciones como el Mercado Arví, Empresarios creativos, Corasante y algunas personas del corregimiento encontraron alternativas para generar ingresos y darles estabilidad a sus familias.
Hay muchos retos aún, el cable apenas cumple 10 años, pero la comunidad sí espera que pueda integrarse a la región para poder facilitar el transporte de sus habitantes, porque a pesar de que no es un cable para integración de los pobladores al Sistema Metro, esto sí puede ser considerado y definido por la empresa como una especie de retribución para el territorio. Y ahí, aún se espera autorización de la entidad para ampliar los horarios y definir formas de integración tarifaria y de transporte para facilitar la inserción de la comunidad de Santa Elena al sistema metro, a través del cable. Puede leer la nota: http://www.viviendosantaelena.co/el-metro-escucho-y-gano-el-territorio/
Hicimos un VoxPop para conocer algunas opiniones de líderes del corregimiento, sobre lo que ha representado el cable para el territorio de Santa Elena en estos 10 años.

VoxPop sobre lo que ha representado el cable Arví para algunos líderes en estos 10 años.

*Medio de comunicación con 20 de años de trayectoria periodística en el Corregimiento de Santa Elena, varios reconocimientos y premios de periodismo local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.