Kuminí, como llegar donde la abuela

Amor es el ingrediente principal que Sandra Cifuentes Escalante y su familia le imprimen a Kuminí, un pequeño lugar para tardear y pasar buenos momentos, ubicado por el costado derecho en la vía hacia la zona de Piedras Blancas, a unos pocos metros de La Montaña Mágica, en la Vereda Piedra Gorda. Café Bistró Kuminí es la forma de recordar a su abuela paterna “una mujer muy amorosa, de crochet, de colchitas de retazos, de la vajilla hermosa de florecitas y con todas las piezas completas y de los detalles, pero también de la comida, de verificar todo el tiempo si uno estaba lleno o tenía hambre, de abrazar y consentir”, afirma Sandra y agrega que, para ella, eso es su negocio, un lugar a donde los clientes llegan para sentirse en casa, con cariño, con ese calor de hogar y un sitio en el que cumple su misión de sanarse y ayudar a sanar a otros.


Esta mujer, ama de casa durante 25 años, dedicada por completo a su familia, esposo y cuatro hijos, que vendía mazamorra, arroz con leche y salpicón en una carpa a la orilla de la carretera, un día soñó con tener un lugar así, como dice ella, de abuelita, para compartir con las personas y servir, en cada plato, mucho amor. Dice que lo soñó, lo proyectó, lo pidió en oración y lo soltó y que, cuando menos pensó, ya estaba ahí cumpliendo su sueño, que comenzó hace seis años en un sitio pequeño.

Un nombre amoroso
El Kuminí es el nombre de una fruta milenaria del Medio Oriente de donde nace la flor amorosa, que tiene varios usos, entre ellos, algunos medicinales. Sandra consideró que no podía existir mejor nombre para su negocio y lo dejó sólo Kuminí. “Me enamoró el nombre, la historia, representa lo que queríamos, que es la madre y el amor, que los clientes se sientan atendidos por la abuela, las tías, a eso los remonta”, dice. Para ser un lugar tranquilo, el complemento ideal es música suave y que tampoco se vende licor de ninguna clase. “No estoy de acuerdo con vender licor, aquí no se va a emborrachar nadie, sólo utilizamos el que acompaña las bebidas como canelazos y capuchinos, o el vino, porque la gente no se toma más de dos copas”, afirma con total convicción.
Sobre los comienzos, agrega que “empecé aprovechando todo lo que tenía, porque inicié con las uñas, yo hice todo, pintar, decorar, sembrar, crear, las recetas y el lema fueron llegando de los clientes, con toda su especialidad”, afirma. Cuenta que una clienta le ‘heredó’ la receta de las empanadas de distintos lugares del planeta; la torta de queso con salsa de mortiño (más conocido como agraz) era una receta original de su hija que ya tenía un pequeño negocio con este producto y el lema salió de una conversación con unos clientes que le manifestaron que Kuminí era un lugar para repetir.


Hoy Kuminí tiene entre sus especialidades la torta de queso con mortiño (el postre de la casa), la genovesa de chocolate blanco, de milo, de baileys con arequipe, el pie de manzana, los rollitos de canela, muffins variados, palitos de queso, los cheesecake de limón y de maracuyá y los burritos como plato fuerte. En las bebidas, la estrella es la aromática de frutas deshidratadas en aloe, el vino caliente, el coctel Kuminí que es una especie de sangría, pero caliente y todas las bebidas de café y capuchinos que llevan leche, en las cuales el cliente puede solicitar la preparación con leche entera, deslactosada y hasta leche de almendras.
Al comienzo, muchos de los productos se los proveían otras personas, pero hoy ella elabora la mayoría. “Muchas cosas las hago yo, pero las que no, sé de dónde vienen, porque yo creo mucho en la energía y si alguien hace un buen producto, con alegría, eso se siente al consumirlo. Yo digo que la gente siente el amor que uno pone en lo que hacemos, en la decoración, en el servicio, en cómo los cuido yo, me encanta consentir”, afirma y agrega que los clientes son su razón de ser, la motivación que le ha permitido a Kuminí crecer para ser lo que es hoy. En Kuminí, además de Sandra y su esposo Germán, trabajan cuatro personas.
Vintage
Sandra cuenta que todo el tiempo ha reciclado, reutilizado, aprovechado lo que tiene. Eso hace de Kuminí un lugar que no tiene uniformidad en mesas y sillas ni en espacios o ambientes y parece más bien un sitio con varias escenas muy familiares. Ella a eso le llamaba reciclar, sin embargo, amigos y conocidos le dijeron que su negocio era estilo vintage, término que se utiliza para denominar objetos que tienen muchos años pero que no alcanzan a ser antigüedades. De igual forma con la palabra Bistró, que se refiere a un lugar pequeño y acogedor, de comidas no muy elaboradas.
La calidez también se expresa en un regalo que ella entrega a quienes los visitan: unas pequeñas tarjetas con frases de reflexión. “Kuminí, más que un negocio es como una misión, que la gente salga pensando diferente y para mi el agradecimiento es fundamental. Que la gente con esas tarjeticas caiga en cuenta de que la vida es hermosa, siempre, que uno ve la vida como la quiere ver. Que puedan entender que no se necesitan lujos ni dinero para vivir felices, que las cosas más fáciles y sencillas son las que llenan el corazón y no valen dinero”, expresa con una sonrisa.

Acompañamiento de la Alcaldía de Medellín
Medellín Sabores y Saberes es un proyecto de la Secretaría de Desarrollo Económico, que busca fortalecer la oferta gastronómica tradicional de la ciudad, con el fin de satisfacer las necesidades de los visitantes y rescatar las tradiciones culinarias de la ciudad, para lograr una apropiación y un reconocimiento por parte de todos los medellinenses y demás visitantes. La idea es mantener vivas las tradiciones gastronómicas populares de la ciudad, articulándolas a toda la oferta turística.
“Ver a estos emprendedores entusiasmados, mostrando y vendiendo sus productos y creyendo en lo que hacen es muy importante para nosotros porque eso quiere decir que vamos por el camino correcto y que estos negocios se posicionan cada año, no sólo para mostrar lo mejor de nuestra gastronomía sino también lo mejor del talento de nuestra gente” destacó María Fernanda Galeano Rojo, secretaria de Desarrollo Económico de la Alcaldía de Medellín.

 

Ficha técnica
Nombre Café Bistro Kuminí
Eslogan Un lugar para repetir
Ubicación Vereda Piedra Gorda, abajo de La Montaña Mágica, costado derecho
Oferta gastronómica Tortas, postres, empanadas del mundo, burritos, bebidas calientes
Horario de atención Jueves y viernes de 3 de la tarde a 10 de la noche; sábados y domingos de 1 de la tarde a 8 de la noche; si es fin de semana con puente, domingo de 1 a 10 p.m. y lunes de 1 a 8 p.m.

 

 

 

Un comentario sobre “Kuminí, como llegar donde la abuela

  • el 28 marzo, 2019 a las 7:33 am
    Permalink

    El sitio es maravilloso de verdad q uno se siente en la casa de la abuela el amor q Sandra transmite se siente por todos lados, felicitaciones!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.