Nos quedamos sin el «viejo»

El más alegre, el dicharachero, el del ‘diccionario de dichos’ más raros y chistosos, un personaje infaltable en el parque principal de Santa Elena, ese era “El Viejo” o “Aguililla. Sólo los más cercanos le sabían el nombre, Luis Carlos Grajales Soto, pero la mayoría de la gente lo reconocía por los dos apodos más famosos. Hoy, 5 de agosto, se nos fue el “Viejo”. Y aunque estamos en pandemia y hacía unos dos años no manejaba el colectivo (218 la placa) porque se enfermó y se retiró para cuidarse un poco más, hará falta en la parte central con sus chistes, su buen sentido del humor y sus ocurrencias.

Luis Carlos Grajales Soto, El Viejo

Originario de la Vereda Piedra Gorda, el “Viejo” era uno de esos personajes emblemáticos de la centralidad, siempre presto a servir, pero también a conversar y a compartir con quien fuera de su confianza. Hizo buenos amigos en el grupo de colectiveros de la parte de arriba del parque, donde, si alguien se le adelantaba en el turno mientras se estaba tomando un tinto donde doña Rosalba, decía que lo habían ‘peinado’, pero no cambiaba de genio.
Fue líder de su vereda, también participó en grupos de tercera edad y de danzas. Impecable en su vestir, así se mantenía, con su ropa en las mejores condiciones, buenos pantalones y camisa, zapatillas y todo perfectamente aplanchado. Jamás perdió el sentido del humor, a pesar de las dificultades o de la enfermedad, ese es su gran legado, pues no había día que no lo recibiera a uno con cualquiera de sus tradicionales dichos.

Aquí, recordamos varios:
“Mujer bendita”, para saludar
“Si tenemos que bailar, bailamos la camisa rayada”
“Una arruga más y se queda ciego el viejo”
“Qué dolor tan grande pa’ esa madre”
“Si por ir a rasguñar pagaran el mínimo, me mantendría en esas”. Decía rasguñar para referirse a tener sexo
“Yo nací un uno de diciembre»
«Padre de cuatro hermosos y apetitosos hijos”.
Se nos fue un hombre amante de la vida, alegre, carismático y que muchas personas extrañarán cuando regresemos a la nueva normalidad y podamos caminar o compartir de nuevo en el Parque de Santa Elena.
Paz en la tumba del “viejo” y mucha fortaleza en los corazones de quienes lo aman.

4 comentarios en «Nos quedamos sin el «viejo»»

  • el 6 agosto, 2020 a las 9:17 am
    Enlace permanente

    Mucha fuerza para toda su familia…no compartí mucho con el pero en lo poco me di cuenta que era una excelente persona, alegre y humilde

    Dios lo tenga en su santa gloria 🙏😓

    Respuesta
  • el 6 agosto, 2020 a las 11:07 am
    Enlace permanente

    Este proyecto también se hará para emprendedores sean artesanales, gastronómico, plantas aromáticas, talleres para la comunidad en general y cuidado del medio ambiente y bienestar animal. Son de mi interés estos campos de trabajo gracias

    Respuesta
    • el 6 agosto, 2020 a las 3:19 pm
      Enlace permanente

      Buenas tardes. El comentario lo puso en la nota fúnebre que hicimos. Si se refiere a la nota sobre los estímulos, puede mirar el link que hay dentro de la nota cultural y ahí hay varias convocatorias abiertas y tal vez encuentre alguna que se acomoda a sus expectativas.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.