Una parroquia de 58 años, sin su templo

Tuvieron que pasar 16 años para que la iglesia de Santa Elena, en la parte central, entrara a la oficialidad como parroquia. Aunque fue construida en 1945, es decir que la edificación tiene 74 años de haber sido levantada por autogestión de la comunidad, la capilla ubicada en la parte central del Corregimiento de Santa Elena apenas fue reconocida como parroquia el 2 de febrero de 1961 cuando la Arquidiócesis de Medellín reconoció 29 parroquias en la ciudad, entre ellas la de nuestro corregimiento. Hasta entonces perteneció a la Parroquia de Nuestra Señora de Buenos Aires, lo cual indica que la Iglesia de Santa Elena, en la parte central del corregimiento, acaba de cumplir 58 años como parroquia, en un edificio que fue construido hace 74 años con el apoyo y esfuerzos de los lugareños de entonces.
Hoy, en 2019, el templo de Santa Elena pasa por una penosa circunstancia, pues sus actividades han sido desplazadas desde marzo de 2018 y prácticamente no tiene sede, aunque funcione en el salón parroquial, a pesar de la importancia que para los feligreses y comunidad del corregimiento tiene este edificio, considerado un patrimonio local. La iglesia está cerrada, por orden de las autoridades municipales, desde el 24 de marzo de 2018 cuando debido a la existencia de grietas en sus muros, la orden del Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo, Dgred, fue cerrarla porque representaba riesgo para las personas. Junto con la iglesia, varias casas de la Familia Hincapié, a un costado del parque principal, sufrieron la misma suerte y adicionalmente, el local donde funcionaba el Restaurante El Monasterio.

Imagen de las grietas encontradas el 24 de marzo de 2018 y por las que fue cerrada la iglesia.
La iglesia, recién cerrada, en marzo de 2018.

 

 

 

 

 

 

 

La historia
Según el libro Corregimiento Santa Elena Aproximaciones a su memoria, historia y vida cotidiana, escrito por Dora Cecilia Saldarriaga Grisales, Oscar Javier Zapata Hincapié y Gustavo Hernández Rojas en el año 2009, la iglesia fue construida en 1945 en un terreno donado por Roberto Uribe. Según lo que relata don Luis Enrique Atehortúa en su libro Relatos de Santa Elena, publicado en 2011, el templo fue construido por autogestión, en las décadas del 30 y el 40 del siglo XX, mediante mingas o convites entre los habitantes de la época. Fue nombrado como primer párroco el padre Francisco Luis Serna.
Cuentan también estos textos históricos, que ese día, el 2 de febrero de 1961, se realizó un gran caravana con música y pólvora (en esa época no había restricciones) desde Buenos Aires hasta Santa Elena, para festejar la erección como parroquia, varios carros acompañaron el desfile y fue, oficialmente, el inicio de las primeras fiestas patronales con la santa rectora del templo, Santa Elena.

Mucha unión
Cuenta don Luis Enrique Atehortúa en su libro que fueron muchas las actividades que tuvieron que realizarse para el sostenimiento de la capilla: reinados, rifas, recolectas casa a casa, fiestas culturales. Todo para poder adecuar la casa cultural, aportar al sostenimiento del párroco, dotación de la sacristía, embaldosar la iglesia y terminar de dotar con servicios públicos de agua y energía, entre otras actividades. Eso hace parte de otra historia, pero todas estas acciones fueron coordinadas por la llamada Junta Central Coordinadora de Acción Comunal de Cristo Rey de Santa Elena, la primera JAC que tuvo el corregimiento y que fue la que logró el avance y desarrollo inicial del corregimiento a principios y mediados del siglo 20 con la construcción de espacios tan valiosos como el centro de salud, el anterior idem, la iglesia, entre otros.

Foto del archivo personal de Luis Enrique Atehortúa, cuando se construía el centro de salud en 1951, hoy en un costado de lo que es la centralidad cerca de Mercandú. Nótese que al lado izquierdo casi no se ve la iglesia, cuya construcción había sido terminada en 1945.

Tristeza
Pero hay incertidumbre y tristeza entre la comunidad del corregimiento, fieles a la tradición religiosa y que han considerado esta iglesia como un patrimonio local. Desde el año anterior se vienen realizando estudios para determinar las causas de las grietas. El más reciente, contratado por la Empresa de Desarrollo Urbano -EDU- debía ser entregado a la comunidad el 19 de diciembre. Aún no se conocen los resultados, no ha sido presentado a la comunidad con los argumentos de que primero tenía que pasar por un proceso de revisión interno en el Municipio de Medellín para luego ser entregado a la Comisión Accidental del Concejo que le hace seguimiento a este tema y, posteriormente, presentado a la comunidad. La incertidumbre continúa, pues no se sabe si la iglesia permanecerá cerrada, si será restaurada como un bien de interés cultural del corregimiento, si no podrá volver a ser ocupada y si los fieles tendrán que seguir asistiendo a los actos religiosos en el salón parroquial que, por fortuna, el párroco que había en su momento, había adecuado el año anterior como especie de salón auxiliar para actvidades de Semana Santa 2017 y que ya se convirtió en principal.
Habrá que esperar el estudio a ver qué concluye.

Este fue uno de los recientes aspectos de la iglesia, en octubre de 2018, mientras hacían las perforaciones para el estudio por el tema de las grietas.

 

2 comentarios sobre “Una parroquia de 58 años, sin su templo

  • el 4 febrero, 2019 a las 11:07 am
    Permalink

    Gracias por la nota, es un relato sencillo y profundo que nos pone en contexto a los nuevos habitantes de Santa Elena, sobre su historia
    Gracias nuevamente !

    Respuesta
  • el 9 febrero, 2019 a las 12:10 pm
    Permalink

    Gracias Margarita. No podíamos dejar pasar esta fecha, teniendo en cuenta que esta edificación, uno de los mayores símbolos en Santa Elena, está cerrada sin respuestas, aún. Gracias por seguirnos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.