Santa Elena de los Sarros, silleteros absolutos de alma

Aunque aparece en todos los listados como Finca Los Sarros, debido a la buena cantidad de estas plantas en el terreno, Carlos y su familia insisten en que el nombre completo es Santa Elena de los Sarros. Está ubicada en la vereda Piedra Gorda, cerca del hotel Montaña Mágica y es administrada por toda la familia, compuesta por Carlos Alberto Grisales Ramírez, la esposa Diana Gómez Echeverry y los hijos, David Grisales Gómez y Sofía Grisales Gómez.
La finca cumplió ocho años difundiendo la cultura silletera y es una de las fundadoras de esta iniciativa adscrita a la Corporación de Silleteros de Santa Elena, COSSE.
“Desde que empezó el proceso de fincas silleteras estamos presentes. Nos gustó mucho la idea y empezamos a arreglar la casa, a buscar las fotos, a enmarcarlas. Recibimos capacitaciones de la COSSE porque la idea era que se conociera a los silleteros en tiempo frío y no solo en feria” dice Diana Gómez Echeverry. Para la organización y promoción de las fincas silleteras, la COSSE les proporcionó viajes, pendones, fotografías, publicidad y tarjetas. Además, han desarrollado cursos de manipulación de alimentos, primeros auxilios y otros que complementan las actividades, todo para recibir a los turistas con todas las garantías.

Mejor en tiempo frío

La familia Grisales Gómez atiende a los turistas en la sala de la casa, lo cual no es para ellos motivo de preocupación o de vergüenza. No se han esforzado por adecuar un sitio aparte, pues dicen que los atienden igual que a los amigos y familiares cuando van a su casa.
“En feria sólo atendemos hasta cierto día de la semana porque es un tiempo complicado para recibirlos como se debe. En tiempo frío, se tienen todas las condiciones para darles la bebida caliente, contarles de los silleteros y la tradición y hacer el recorrido”, dice Diana. Antes y durante la Feria de las Flores el trabajo y la dinámica de los silleteros son distintos. Se levantan temprano, están en función de elaborar la silleta, de recoger las flores, no hay mucho tiempo para nada diferente a pensar en el desfile. Sin embargo, si es necesario, los silleteros se disponen a recibir turistas, pero “no es lo mismo que en tiempo frío”, dice Carlos.

La casa

Toda la familia es silletera, pero Diana, aunque tiene alma de silletera y conoce perfectamente el discurso, la historia y la tradición no puede desfilar porque no nació en el Corregimiento de Santa Elena. “Me toca ser silletera detrás de cámaras” afirma Diana, es decir, la persona que se encarga de cuidar las flores para tener la materia prima y crear la silleta tradicional con la cual concursa su esposo en el desfile. “Siempre estoy pensando en la silleta, la casa, los hijos, las matas. Lo acompaño, le ayudo con ideas, con las medidas de la silleta ya terminada para que vaya a Medellín a desfilar. Doy las charlas cuando él no está, porque conozco la tradición y la vivo con amor y entrega”, agrega.

Absoluto, lo mejor

Carlos es un silletero nacido criado en la Vereda La Palma, vecina de Guarne, pero en territorio cultural del corregimiento de Santa Elena. Tiene 48 años y desde hace 28 años participa en el desfile como silletero, llevando a cuestas la tradición hecha flores.
Fue Ganador Absoluto del Desfile de Silleteros versión 58 en el año 2015. Sin embargo, afirma que el premio más grande de su vida ha sido su familia (padres, hermanos, abuelos, esposa e hijos) porque el respeto por la tradición.
El premio de Ganador Absoluto para un silletero es el reconocimiento a la creación, la tradición, la cultura y trae consigo una serie de contratos y viajes. “Hace tres años me dijeron que me iba para España. Para mí fue un sufrimiento, porque me dañaron el diciembre, porque era para ir a representar con una silleta comercial. Yo no sabía hacer esa silleta porque siempre he concursado con tradicional y me ‘paniquié’. Pero fue Gustavo Londoño, silletero de la Vereda El Placer, a quien le agradezco mucho ese conocimiento, él me enseñó a hacer silleta comercial para que pudiera ir a ese viaje. Y ya luego le perdí el miedo. Me fue muy bien, tanto que me contrataron dos viajes más para México”, recuerda.
Al interior del país ha viajado a Bogotá, Montería, Ibagué y Bucaramanga. “Ser Ganador Absoluto es algo que le cambia la vida a uno. Hay que gozárselo en el momento, porque eso es como un reinado, al año siguiente viene otra reina, otro silletero”, dice riéndose.

El jardín

La tradición de la familia Grisales Gómez es cuidar y conservar el jardín de los abuelos, sembrar las flores tradicionales. Tiene muchas variedades de orquídeas, de árboles como el Amarrabollos o el Sietecueros que le dan sombrío y sirven como vivero natural para las demás matas que cultivan. Cuenta con más de 100 variedades de flores entre pensamientos, pascuas, ilusiones, girasoles negros, anturios, cartuchos, begonias, besitos y novios entre otros, también variadas orquídeas entre ellas la cucarrona, que es nativa del corregimiento.
Como todas las fincas silleteras, tiene algo que la caracteriza. En el caso de Santa Elena de los Sarros es su enorme jardín, con vivero, senderos y bellas orquídeas y también la silleta carguera.
La cultura silletera se inicia hace muchos años como una forma de llevar los productos a la ciudad y a los grandes personajes de la localidad, o para sacar a los enfermos de manera cómoda y sentados, de los parajes rurales hacia los servicios médicos. En la finca de la familia Grisales Gómez hay una silleta carguera que se les muestra a los turistas, explica su uso y les permite tomarse fotos en un pequeño paseo que les hace por la finca.
La charla sobre la cultura silletera tiene una duración aproximada de dos horas. Se reciben con una bebida caliente, dan la información sobre la tradición, hacen el recorrido, observan las flores, toman fotos, aprecian el paisaje, la silleta carguera y conversan con la familia.

El acompañamiento de la Alcaldía de Medellín

La Secretaría de Desarrollo Económico promociona las actividades que se desarrollan en las fincas silleteras del Corregimiento de Santa Elena. En este paraíso de verde y color por las flores que se cultivan allí, llegan turistas nacionales y extranjeros durante todo el año para disfrutar de una buena charla silletera, compartir la tradición ancestral de la cultura antioqueña, apreciar la creatividad de los silleteros que tejen con sus manos obras de arte para el disfrute de los asistentes. “Trabajamos por un turismo transformador, responsable, sostenible y competitivo. Un turismo de la gente para la gente, cercano y accesible al ciudadano de a pie. Fortalecemos talentos que trabajan de cara al visitante nacional y extranjero porque creemos en nuestra ciudad y su gente y nos proyectamos como una ciudad que se reinventa constantemente luego de sufrir un pasado doloroso. Una ciudad que construye un futuro esperanzador y lleno de alegría” destaca María Fernanda Galeano Rojo, secretaria de Desarrollo Económico de Medellín.

Datos de contacto
Finca Silletera Santa Elena de los Sarros, Vereda Piedra Gorda
Teléfono fijo: 566 92 22
Celular: 300 794 65 65
Horario: lunes a domingo de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.

 

Un comentario en «Santa Elena de los Sarros, silleteros absolutos de alma»

  • el 1 diciembre, 2018 a las 12:33 pm
    Enlace permanente

    Como siempre… Felicitaciones y gracias por mantenernos informados y resaltar toda la belleza de Santa Elena, sobre todo su Gente.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.