Unidos somos más

Suena a cliché, completamente. Sin embargo, en este momento por el que atraviesa el Corregimiento de Santa Elena, nada más cierto. Es hora de unir esfuerzos, sumar voluntades para apoyar y acompañar a las personas, familias y el Clero, afectados por los agrietamientos en las edificaciones de la parte central. También es hora de que usted como habitante del corregimiento, por qué no, aporte un grano de arena a las soluciones. Y no, no se trata de dinero, aunque sí se necesitará de otras fuentes más institucionales, pues las soluciones para las dificultades que atraviesan las construcciones agrietadas van a requerir más voluntad política para definir soluciones claras y a la vista que permitan disminuir la incertidumbre que se respira por estos días en Santa Elena. Por ahora, el apoyo se pide en solidaridad, esa que nos hace pensar que aunque a mi no me esté ocurriendo la calamidad sí hay familias sufriendo dolor (literal) por la pérdida de sus casas y su historia y yo, aunque no esté afectado, puedo ponerme en los zapatos del que sufre.

Recientemente, luego de varios meses de espera y dilación, se conocieron los resultados del estudio contratado por la Empresa de Desarrollo Urbano, EDU, con la empresa Artinco, según el cual ninguna obra o proyecto de los que se ejecutan o se han construido recientemente en el corregimiento generó los agrietamientos de la parte central. Esto descarta, entre otros proyectos, al Túnel de Oriente. Así lo confirmaron la Empresa de Desarrollo Urbano, la interventoría del contrato con la firma Artinco, los voceros de esta empresa y la Universidad Nacional que participó de este último estudio, durante la reunión de la Comisión Accidental del Concejo de Medellín para este tema, coordinada por el Concejal Carlos Alberto Zuluaga Díaz, que se realizó el 5 de junio en la Institución Educativa Santa Elena.

Los resultados de los estudios dejan a la comunidad en total incertidumbre, pues se desconoce qué sigue en el proceso, quién va a responder ahora por agrietamientos que se presentaron apenas hace uno o dos años en edificaciones con varias décadas de construidas, como la iglesia con sus 58 años de haberse edificado y las viviendas de la Familia Hincapié. Tampoco hubo mención o respuesta sobre grietas en otras zonas del corregimiento como las veredas El Plan, parte central, El Cerro, San Ignacio, El Progreso, entre otras, todas en la ruta de influencia o trazado de la construcción del Túnel de Oriente. Y cada una de estas familias afectadas, la Curia que es responsable de la Iglesia, analizan las mejores opciones, lloran, se resignan, consideran con angustia qué hacer para reconstruir sus casas, sus vidas, su historia, con la negativa del Estado que amparó sus respuestas en un estudio que para la comunidad no dice toda la verdad.

Por eso, ahora es el momento de unir voluntades para reclamar, solicitar, gestionar ante las autoridades, especialmente ante la Gobernación de Antioquia, dueña del proyecto Túnel de Oriente que, a pesar de que los estudios hoy la exoneren y se considere que no tiene responsabilidad alguna en los agrietamientos, sí desarrolle acciones de compensación y de responsabilidad social por cruzar el territorio del Corregimiento de Santa Elena, que invierta recursos económicos y apoye a estas familias y a la iglesia en la repotenciación de sus construcciones y que se una al Municipio de Medellín para definir estrategias de trabajo conjunto para la recuperación urgente de la zona más central de nuestro corregimiento.

Sabemos que un grupo de ciudadanos liderará acciones en este sentido y nuestro llamado como medio de comunicación es que la comunidad atienda esta convocatoria, se una, independiente de si nació en Santa Elena o acabó de llegar, para defender el territorio y reclamar acciones de responsabilidad social con el corregimiento, por esta o cualquier otra intervención que genere algún impacto sobre la población y las dinámicas de Santa Elena. Es una causa que afecta a todos, hoy es por ellos, mañana puede ser por cada uno de ustedes. Ya les estaremos contando de qué se trata, pero por ahora sólo piénsenlo y estén listos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.