Lograr reconocimiento de derechos para los campesinos de Medellín, principal reto del CMDR

Por Ana Isabel Rivera Posada*
Aunque se trata de un órgano consultivo, es decir que lo que sugiera a la Administración Municipal no es de carácter vinculante ni obligatorio y la Alcaldía puede decidir otra cosa, el nuevo Consejo Municipal de Desarrollo Rural (CMDR) de Medellín enfrenta grandes retos para el período 2020-2023. Recién instalado, el pasado 16 de mayo, el nuevo CMDR deberá orientar las acciones para la ruralidad de Medellín en un contexto de Covid19, en el que se ha evidenciado que el campo de la capital antioqueña debe ser uno de los principales pilares para el desarrollo de la ciudad, especialmente por ser una posible fuente para garantizar la soberanía alimentaria una vez sea superada la pandemia.
Son demasiados los retos que enfrentará el nuevo CMDR, entre los que se destacan la puesta en marcha y seguimiento al Plan de Desarrollo Medellín 2020-2023 Medellín Futuro y la incidencia en la implementación de la Línea 4 – Ecociudad, especialmente el componente de Corregimientos, con el poco presupuesto que tiene, apenas 52.838 millones de pesos, de la totalidad de 22.7 billones que tendrá el plan completo. De igual manera, el CMDR deberá estar muy atento a la socialización e implementación de lo que será el Distrito Rural Campesino (DRC), que será el primero del país y que, aunque ya tiene resolución de creación (Resolución 201950118486 de 2019), aún no tiene un norte claro. Recordemos que el Distrito Rural Campesino es una herramienta de planificación creada por el Plan de Ordenamiento Territorial (2014) para administrar y gestionar las dinámicas de la ruralidad y muy seguramente, el consejo tendrá mucho qué aportar a dicho escenario.

Panorámica del Corregimiento de San Antonio de Prado. 2019.

El consejo
Según información suministrada por la Alcaldía de Medellín, el nuevo CMDR se instaló para “considerar, priorizar y validar los proyectos de inversión para comunidades rurales, que serán cofinanciados con el presupuesto de la ciudad”. Explicó que se trata de una instancia de participación ciudadana y diálogo que convoca a las autoridades locales y a diversos actores con incidencia en las zonas rurales del municipio.
“Con este tipo de instrumentos queremos que los hombres y las mujeres del campo participen y decidan el futuro de sus territorios, de su vereda y de su corregimiento”, afirmó la secretaria de Desarrollo Económico, Paola Vargas González.
Con la posesión, se hizo la primera sesión y en ella fueron elegidos los representantes de las comunidades campesinas ante el Consejo Territorial de Planeación y el Consejo Municipal de Participación Ciudadana.
“El 70 % de la ciudad de Medellín es rural. Es por eso que un espacio como este es de tanta relevancia, no solo para la Administración Municipal y la construcción de políticas públicas que de allí surjan, sino para los ciudadanos. Tener una instancia en la que Medellín se piense como una Ecociudad es de vital importancia para generar las transformaciones que los corregimientos necesitan”, agregó la funcionaria.
Según la Alcaldía, el siguiente encuentro se realizará el 3 de junio para iniciar la priorización de proyectos y recursos rurales, con énfasis en el apoyo a los campesinos ante la crisis generada por el coronavirus.

Parte central del Corregimiento de San Sebastián de Palmitas. 2017.

¿Qué son los CMDR?
Los Consejos Municipales de Desarrollo Rural fueron creados por la Ley 101 de 1993 o Ley General de Desarrollo Agropecuario y Pesquero. Según la ley, son espacios para la concertación de las políticas y programas dirigidas al desarrollo de los territorios rurales y facilitan la participación de los habitantes rurales en la toma de decisiones que les afectan, pero además es un espacio para el ejercicio de una ciudadanía comprometida en la gestión, ejecución, seguimiento y control del desarrollo rural en su municipio.
Algunas de las funciones de los CMDR son:

  • Estudiar, identificar y priorizar las necesidades de su municipio.
  • Plantear posibles soluciones y convertirlas en iniciativas de proyectos.
  • Participar en la formulación, evaluación, discusión y aprobación del Programa Agropecuario Municipal (PAM) y su transformación en un Plan de Desarrollo Rural Sostenible para el municipio. Discutir, priorizar y focalizar los recursos de inversión pública municipal, relacionados con el campo, además de viabilizar técnicamente los proyectos productivos.
  • Crear la Comisión Municipal de Tecnología y Asistencia Técnica.
  • Solicitar informes a la UMATA sobre la efectiva prestación del servicio de asistencia técnica que brinda a los pequeños y medianos productores del agro.
  • Hacer seguimiento y control de los proyectos de desarrollo rural en ejecución en la jurisdicción de su municipio y a los distintos compromisos que hayan sido establecidos en el CMDR.
Mercado campesino, parque principal de San Antonio de Prado, 2019.

El de Medellín
El Consejo Municipal de Desarrollo Rural de Medellín fue creado mediante Decreto 1138 de 2017 y debe estar conformado así:

  • El Alcalde Municipal o su delegado el cual deberá ser el secretario(a) de Despacho de la Secretaría de Desarrollo Económico, quien lo presidirá.
  • El Secretario de Medio Ambiente o su delegado.
  • Un (1) representante del Concejo Municipal.
  • El Director de Planeación Municipal o su delegado.
  • Un (1) representante de la Junta Administradora Local de cada corregimiento.
  • Un (1) representante de las entidades públicas nacionales o regionales que adelanten acciones de desarrollo rural en los corregimientos del Municipio de Medellín.
  • Un (1) representante de Asocomunal por cada corregimiento, el cual debe ser pequeño o mediano productor agropecuario acreditado por la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria – UMATA – del Municipio de Medellín.
  • Un (1) representante de las organizaciones de mujeres rurales.
  • Un (1) representante de las organizaciones de víctimas del conflicto armado interno con vocación agropecuaria.
  • Un (1) representante por cada corregimiento de las asociaciones de pequeños y/o medianos productores agropecuarios legalmente constituidas del Municipio de Medellín.
  • Un (1) representante de los gremios con presencia en los corregimientos de Medellín.
  • Un (1) representante de las organizaciones Afrodescendientes.
  • Un (1) representante de las organizaciones indígenas.
  • Un (1) representantes de las Centrales Obreras y Federaciones Sindicales Agrarias.
  • El subsecretario(a) de Desarrollo Rural de la Secretaría de Desarrollo Económico del Municipio de Medellín, quien actuará como Secretario Técnico, quien tendrá voz, pero no voto.
Corregimiento de Santa Elena, 2019.

Más retos
Además de los mencionados arriba, el CMDR tendrá varios retos para este cuatrienio. Según León Darío Posada, ex integrante del CMDR en el período anterior como delegado de la Asocomunal del Corregimiento de San Cristóbal y actual representante de los campesinos de la ciudad en el Consejo Territorial de Planeación (CTP), uno de los más importantes es que esa instancia se pueda reunir de manera más continua, pues por ley solamente se pueden encontrar tres (3) veces en el año. Explica que tan pocas reuniones no son coherentes con la importancia del consejo, pues se requiere incidir más en las decisiones para el sector rural.
Posada afirma también que la Administración Municipal tiene una deuda histórica con la población campesina de la ciudad, no sólo por las bajas inversiones que se han hecho en los corregimientos sino porque el campesinado no es aún reconocido como sujeto de derechos. A esto suma que las caracterizaciones, muchas veces, no tienen en cuenta a todos los miembros de la familia sino solo al padre o cabeza de familia, a pesar de que la madre desarrolla labores del cuidado, pero también se desempeña en la huerta. Esto se agrava en los casos en los que las mujeres son cabeza de familia, porque no tienen la titularidad de la tierra y son invisibilizadas. “No hay educación pertinente en los territorios, enfocada al agro y a la cultura del campo para preservar la cultura campesina; falta un enfoque más social para acompañar a los campesinos más pobres y vulnerables y el DRC debe ser una herramienta más inclusiva, con una población campesina reconocida como sujeto de derechos y eje fundamental de lo que será ese distrito”, asegura.
Otro reto que resalta Posada es la ejecución de los recursos del llamado Plan Agropecuario Municipal, cuya definición y viabilidad de proyectos hizo en CMDR anterior y que plantea unas iniciativas interesantes y necesarias para cada uno de los cinco corregimientos.

Puesto de Luis Zapata, Vereda El Placer, Corregimiento de Santa Elena, 2019.

Derechos de los campesinos
El principal antecedente reciente para la declaratoria de los campesinos como sujetos de derechos lo hizo la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 2018, en la que Colombia se abstuvo de votar. Aunque nuestro país se haya abstenido de votar, la Declaración de los Derechos de los Campesinos ofrece un importante respaldo a nuestros campesinos. A pesar de que el documento no es de obligatorio cumplimiento, presenta una serie de principios y parámetros que pueden ser muy útiles para la toma de decisiones jurídicas, legislativas y comunitarias que afecten a esta población.
El documento aprobado contiene 28 artículos, que están agrupados en seis ejes fundamentales:

  • Derecho a un nivel de vida adecuado
  • Derecho a la soberanía alimentaria, lucha contra el cambio climático y conservación de la biodiversidad
  • Adopción de reformas agrarias estructurales y protección frente al acaparamiento de tierras
  • Derecho a que las y los campesinos puedan conservar, utilizar, intercambiar y/o vender sus semillas
  • Derecho a recibir una remuneración digna por sus cosechas y trabajo
  • Derechos colectivos para contribuir a la justicia social sin ningún tipo de discriminación.

Aunque la declaración no haya sido refrendada por Colombia, esta carta sí es un referente para lo que vendrá en tiempos de postCovid19 en relación con el sector campesino, especialmente porque ya se sabe cuánto vale un campesino en este escenario de contingencia. A propósito, puede leer: http://www.viviendosantaelena.co/lo-que-vale-un-campesino-en-tiempos-de-covid19/

*Comunicadora Social-Periodista de la Universidad de Antioquia, directora del Periódico VIVIENDO SANTA ELENA desde el año 2008 y reconocida como Mejor Periodista Comunitaria de Medellín en 2016.

2 comentarios en «Lograr reconocimiento de derechos para los campesinos de Medellín, principal reto del CMDR»

  • el 22 mayo, 2020 a las 8:30 am
    Enlace permanente

    Desde nuestra Mesa ambiental y la red corregimental y con el apoyo de la JAL y acompañamiento del grupo de madrinas, podremos incidir fuertemente.

    Respuesta
    • el 27 mayo, 2020 a las 10:58 am
      Enlace permanente

      De acuerdo, gracias por la disponibilidad y siempre estar atento a los temas del territorio. Muy seguramente sus conocimientos y experiencia se van a requerir para la etapa siguiente de reactivación económica del territorio. Gracias por escribir.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.