Otra vez la inseguridad

Parece un fantasma, de esos que no se van y que generan temor permanente. La zozobra de ser víctima de un atraco, en cualquiera de los lugares del corregimiento, sea la jurisdicción que sea, no se va, está ahí todo el tiempo. Y es que Santa Elena y sus habitantes vienen padeciendo la inseguridad desde hace varios años. Son diferentes las modalidades. Ya no se escucha decir tanto de atracos a fincas pero persisten los atracos a busetas y los retenes ilegales de hombres armados para robar motos y vehículos. Sabemos que a veces las autoridades no alcanzan a controlar todo el territorio, especialmente Santa Elena que es tan grande, pero tendríamos que estar pensando -desde hace rato-, como un asunto de ciudad, en estrategias que permitan aliviar la inseguridad que padecen el corregimiento y sus ciudadanos. Para destacar, la captura del sujeto responsable de uno de los recientes atracos a busetas de Santa Elena, lo cual fue posible por las cámaras del vehículo que registraron el hecho y también gracias al accionar de las autoridades, pero la verdad es que no todos los episodios cuentan con este desenlace. Pedimos que se piense en Santa Elena como se publica en redes con toda la pompa la persecución a fleteros en Las Palmas, el crimen de Legarda o cualquier otro hecho de mención en la zona urbana. Santa Elena ha sido un paraíso y no puede dejar de serlo porque tengamos ‘ladrón propio’, faltaba más.
La última acción, el viernes 8 de marzo, en la entrada que de la Variante a Las Palmas va a la Vereda Perico, cerca del proyecto abandonado de Meritage. Se habla del atraco a unos 10 vehículos y seis motos, por parte de unos seis sujetos. La información trascendió a través de grupos de WhatsApp del corregimiento, casi en tiempo real y también por que entre los atracados estaba un ex concejal, ahora aspirante a la Alcaldía de Medellín. Modus operandi similar, especie de retén, donde los que van llegando ‘caen’, deben bajarse de los vehículos, los retienen unos minutos (y ojo, esto es un secuestro simple) mientras los despojan de todo y los ladrones huyen en motos o por el bosque.

Esta situación es conocida. Otros retenes se han producido ahí mismo, o en otra zona de la Vereda Perico, o uno muy recordado y lamentable, en enero de 2017, en la Vereda El Plan, a unos metros de la entrada a la Finca La Aguada de Corantioquia y a menos de un kilómetro del Comando de Policía de Santa Elena. ¿Cuándo las autoridades van a entender que Santa Elena requiere atención en este tema de la seguridad? Que hay unas zonas ‘limbo’ (que no son ni de aquí ni de allá o donde las jurisdicciones no son claras) que necesitan estrategias intermunicipales, tanto sociales como de Policía (y Ejército si es necesario) conjuntas para que sus habitantes puedan estar tranquilos. O que no es después de los hechos que hay que salir a hacer retenes e inspecciones, cuando ‘ya pa qué’.
VIVIENDO SANTA ELENA como medio de comunicación viene haciendo énfasis en este tema desde hace varios años. El auge turístico, el buen aire y excelente vividero que es Santa Elena no se nos pueden convertir en la puerta de entrada para la inseguridad generada por centenares de personas que llegan al territorio con otras intenciones o esos otros que, desde afuera, ven a Santa Elena como atractivo para cometer robos y delitos. Tampoco podemos esperar a que nuestra población, por falta de opciones de estudio o laborales, se descomponga y encuentre en la delincuencia una alternativa de vida. Antes de eso, pedimos a las administraciones de los municipios con jurisdicción en el corregimiento que desarrollen programas sociales para la población, que haya opciones de vida que eviten una hecatombe social. Lo social, por supuesto, que vaya de la mano de estrategias de seguridad efectivas, a tiempo (sobre todo esto), coordinadas y articuladas entre todas las instituciones y con la comunidad para lograr borrar el fantasma al que nos referimos. Sólo así se logrará mantener a Santa Elena y sus habitantes lejos de estos flagelos.

2 comentarios en “Otra vez la inseguridad

  • el 10 marzo, 2019 a las 10:20 pm
    Permalink

    La policia es eficiente cuando se le llama. Acuden con prontitud y son diligentes. Pero no patrullan la zona. Se quedan en la estación a la espera de la llamada cuando deberían estar en CONTINUO patrullaje. Si al menos cada media hora saliera un vehículo a hacer un patrullaje se lograría una cobertura adecuada. Otra opción es instalar un puesto de control en la entrada de Meritage o en la escuela de Perico junto a la Junta de Acción Comunal. Un cuerpo de carabineros también podría ser una importante acción.

    Respuesta
    • el 16 marzo, 2019 a las 10:23 am
      Permalink

      Mil gracias por escribirnos. Buenas alternativas las que propone. Esperemos que las autoridades del corregimiento puedan acogerlas.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.